martes, 13 de octubre de 2015

MI ESCUDO PROTECTOR



UNOS LO LLAMAN KARMA, PERO NO ES ESO, ES OTRA COSA.
YO LO LLAMO MI ESCUDO PROTECTOR.
ACABO DE SABER QUE  HA ACTUADO AUTOMÁTICAMENTE DE NUEVO:
HACE  UN AÑO, ALGUIEN ME HIZO TANTO DAÑO, QUE AÚN SUFRO LAS CONSECUENCIAS: ANSIEDAD, INSOMNIO, FALTA DE ESTIMA, DEPRESIÓN, AISLAMIENTO, ESTIGMA...
 DURANTE UN AÑO YO INTENTÉ IDENTIFICAR AL AUTOR PARA ACLARAR LAS COSAS Y VOLVER A LA NORMALIDAD, PERO NO PUDE. LOS SOSPECHOSOS SE ACUSABAN UNOS A OTROS.

 LUEGO SUPE QUIÉN HABÍA SIDO: DEMASIADO TARDE, YA HABÍA MUERTO

NO IMAGINABA QUE FUESE ÉL, AUNQUE SIEMPRE SUPE QUE 
MI VERDUGO ESTABA EN SU ENTORNO FAMILIAR.

MI DOLOR ERA PSIQUICO, MENTAL Y MORAL:
ME HIRIÓ EN EL ALMA Y CORAZÓN, CAMBIÓ MI VIDA:
POR SU CULPA PERDÍ A DOCENAS DE AMIGOS Y COMPAÑEROS EN AQUEL CLUB LITERARIO, DONDE ME ENCUENTRO DISCRIMINADO Y ESTIGMATIZADO COMO SI YO FUESE UN DELINCUENTE.  ME PRIVÓ DE PROMOCIONAR Y PRESENTAR MI LIBRO ENTRE ELLOS, ENTRÉ EN DEPRESIÓN, AÚN TENGO BAJADAS DE ÁNIMO QUE ME POSTRAN EN EL SOFÁ, DEJÉ ABANDONADO UN PROYECTO DE NOVELA A MEDIAS...

CUANDO ME HACEN MUCHO DAÑO SE ACTIVAN FUERZAS PARANORMALES  EN MI DEFENSA, QUE CUAL ESCUDO PROTECTOR,  DEVUELVE  EL DOLOR CAUSADO MULTIPLICADO VARIAS VECES. ENTONCES INTENTO  PARARLO DIALOGANDO CON MI ENEMIGO.
EN VARIAS OCASIONES HE TENIDO ÉXITO Y NO HA PASADO NADA.

NO PODÍA CREER QUE FUESE ÉL, YO LE TENÍA GRAN APRECIO. ME PARECÍA UN BUEN HOMBRE.

YA NO ESTÁ, Y NO PUEDO DECIR QUE LO SIENTO: ÉL TOMÓ UNA DECISIÓN Y EN ESE MISMO INSTANTE CARGÓ CON LAS CONSECUENCIAS

Para más información sobre el tema vean mi entrada EL PODER DE LA MENTE:

martes, 16 de diciembre de 2014

MORIR PARA NACER DE NUEVO

 

Cuando yo nací era un ser inocente, pura esencia divina, como parte de Dios que somos. A partir de ese momento comencé a recibir las influencias del entorno que me rodeaba, de mis padres y hermanos. Más tarde recibí  educación y conviví con niños como yo en un mundo de mayores. Y aún  más tarde hube de competir en un mudo de intereses para poder subsistir.

Todo eso fue moldeando mi personalidad, adaptándola a este sistema, perdiendo la inocencia, creando egos en mi corazón para defenderme de la agresión de los humanos. Egos muy difíciles de eliminar: orgullo, celos, envidia, rencores. Egos muy difíciles de controlar cuando eres presa de las emociones y sentimientos.
Por ejemplo: cuando te han inculcado que eres el macho, el cabeza de la familia, y que toda ella te debe sumisión y acatamiento es imposible controlar la ira cuando no se hace lo que esperas que hagan. De ahí surgen las discusiones, peleas y maltrato en los hogares.
Para una persona normal es imposible controlar el ego de los celos si ve a la persona que ama en brazos de otro. Aunque sea debido  a una amistad sincera, inocente  y desinteresada, sin sexo.
Es inevitable para una persona que se ha hecho así misma, padeciendo múltiples necesidades y carencias, no sentir una sensación triste al comprobar como a otros les va todo bien y son felices; es el ego de la envidia.
Y es que la vida es injusta. ¿Cómo va  a competir en cualquier tema una persona humilde, que se ha visto obligada a dejar la escuela y ponerse a trabajar para subsistir, con otros que desde su nacimiento han tenido sus necesidades cubiertas y han podido recibir una educación privilegiada en universidades, lo cual les permite disfrutar de  profesiones bien remuneradas y reconocidas?
¿Cómo va a mantener él un diálogo interesante con otra persona si ésta posee un nivel cultural superior, además de  todas las ventajas y privilegios  que mencioné antes?
Es falsa la historia de la Cenicienta. En la vida real, cuando conoces a una persona y entablas amistad, ésta enseguida se da cuenta de tu nivel y te cataloga según su interés y necesidades.

De ahí las divisiones que vemos en las relaciones sociales: cada cual busca las personas afines a su nivel o superior para crecer.
 Es lógico que si no mantienes conversaciones constructivas y alegres, y sólo pienses y hables de sexo,  tu amiga  busque  en otra fuente lo que tú no puedes darle.

 ¿ENTONCES QUÉ? ¿ NO HAY SOLUCIÓN?

Sí, la hay: MURIENDO PARA RENACER DE NUEVO. 
Todo es posible en este mundo. Basta con entender sus misterios. Meditar, hacer un viaje al interior de uno mismo, examinar lo que somos, reflexionar sobre nuestros sentimientos y las personas que los despiertan.
 ¿Qué busco yo en ellas? ¿Qué me atrae de ellas? ¿Qué puedo ofrecerles yo?
Emplear la técnica del "Observador observado": observarte a ti mismo. Descubrir tus defectos y tratar de corregirlos. Por ejemplo, en el caso mencionado del que ve a la persona amada en brazos de otro: ¿Qué siento yo cuando veo eso? ¿Por qué me comporto así? ¿Por qué antes me apreciaba y ahora me rehúye? ¿Qué significa esa persona para mí? ¿ Me pertenece,  me debe algo, tiene derecho a decidir?

Aceptando las respuestas sinceras de nuestro ser interior, muriendo para el pasado y renaciendo de nuevo con nuevos lograremos eliminar los celos, y seguir sintiendo cariño y respeto hacia esa persona.

Aceptando que todos somos libres de elegir y que, como persona libre, ella tiene derecho a elegir con quién desea encontrar su felicidad, eliminarás el ego del rencor y dejarás de sentirte humillado.

 Debes comprender que si ella no te quiere no serías feliz con ella. Pero no por ello debes odiarla ni guardarle resentimiento. Si la amas, debes sentirte contento de que ella sea feliz. Aunque sea con otra persona.

Y si debido a tus celos la has acosado a reproches e insultos y por eso ella se ha alejado de ti, no insistas, deja que viva su vida. Pídele perdón por tus ofensas, pero no le pidas que las olvide: las heridas tardan mucho en cicatrizar, algunas nunca se cierran.

Respétala, ámala en silencio y déjala vivir. El tiempo quizás arregle las cosas


lunes, 15 de diciembre de 2014

LA LLEGADA DEL HOMBRE




 LA LLEGADA DEL HOMBRE

Según  los estudiosos de temas esotéricos y religiosos, las escrituras cuneiformes halladas en el Medio Oriente, en Centro América y  en el lejano Oriente cuentan que, en un principio, el SER ÚNICO, llamado también Dios, o Creador, Buda, Alá etc,  se desprendió de millones de seres formados con partículas de Él mismo.

Los enviaba en oleadas, en grandes soplos. Es como si depositamos harina en la palma de la mano y soplamos: la harina sale en una nube y se difumina en el aire.

De esta forma los seres divinos llegaron al planeta Tierra para experimentar las diversas fases de la Creación reencarnándose una y otra vez. Imaginemos una rueda dividida en cuatro partes: el reino mineral, el vegetal, el animal y el humano. Los pequeños dioses pasaron a ser minerales durante millones de años, experimentando todas sus formas: carbón, oro, niquel, plata, etc; luego evolucionaron y en vidas sucesivas se convirtieron en vegetales, una experiencia nueva y de más alto nivel, pues respiraban y crecían, daban fruto y morían. En sucesivas reencarnaciones experimentaron todas las especies vegetales: plantas herbáceas, árboles frutales, verduras etc.
El reino vegetal iba a ser el alimento de ellos en la siguiente etapa, cuando evolucionaran y se convirtieran en animales. También probarían cada una de las especies animales: perros, gatos, ciervos, aves, peces... durante millones de años.
Finalmente evolucionaron y se convirtieron en humanos. A lo largo de los siglos éstos han evolucionado desde el momento en que descubrieron el fuego y la rueda hasta nuestros días.

Ahora estamos en la parte alta de la rueda, y tendremos que realizar varias reencarnaciones hasta cumplir la misión para la que hemos venido: conservar el planeta Tierra y hacerlo habitable y confortable para albergar a los seres divinos que convertido en hombres habitarán el planeta.

A medida que vayamos alcanzando el tope de reencarnaciones iremos subiendo por la rueda y una vez llegada nuestra hora, si hemos cumplido bien ascenderemos a un nivel superior, invisibles como los ángeles o guardianes de los hombres, o formará parte de los enviados que a veces nos visitan: los extraterrestres. El que no haya cumplido con lo que la esencia, el ser interior, el alma, le dictaba, al llegar a la cima de la rueda no ascenderá sino que continuará descendiendo por el otro lado para repetir los ciclos durante la eternidad: mineral, vegetal, animal y humano.

sábado, 11 de octubre de 2014

EL MUNDO DE LAS RELACIONES (continuación)


¿Cuál es la relación que mantenemos con el planeta Tierra?
En nuestras casas, ¿ tiramos la basura al suelo? No, ¿verdad? Sin embargo
no nos preocupa echarla en cualquier sitio, contaminamos cauces de ríos y arroyos. y luego toda ella va a parar al mar. hay un nuevo continente...

Debemos tratar bien y respetar la Tierra, nuestra casa. La gente cada día se está concienciando más y aumenta sus protestas contra la contaminación, cultiva y consume alimentos si productos químicos,  alimentos transgénicos, recicla los desechos y obliga a producir energías limpias, no contaminantes. La Tierra es el útero en el cual ponemos la semilla, y ella da a luz el producto.
El hombre hecha química para aumentar y acortar los tiempos de las cosechas, y eso la va matando poco a poco. Dijo un médico de la antigüedad: Somos lo que comemos.

También nos podemos relacionar con nuestra tierra manteniendo una actitud psicológica de aprovechamiento  de los elementos que ella nos da. Por ejemplo: respirar el aire a fondo para llenar nuestras células de energía, no solo la parte mínima que usamos de nuestros pulmones. Puede que ahora ya estemos enfermos, pero  la actitud que tengamos puede sanarnos: hacer ejercicios físicos, y de respiración afondo llenando el estómago. El aire nos da vida, usar la total capacidad de los pulmones para rejuvenecer nuestras células, darle alegría y salud.

¿Tenemos pues conciencia de lo que es el elemento Tierra?, ¿ sabemos conectar con ese elemento? Nosotros somos tierra, pues estamos formados con los mismos elemento que ella: hierro, sodio, agua, potasio, carbono, calcio, etc.
Necesitamos relacionarnos con la Tierra, contactar con ella. Quitarnos de vez en cuando nuestros zapatos y sentir la tierra, su energía. Los bebés tienden a quitarse los zapatos, pues   lo natural es  estar en contacto con la tierra; pero el hombre ha puesto un aislante para protegerse del peligro que él mismo ha creado: la contaminación del suelo asfaltado o las aceras, las basuras y objetos cortantes que arroja sin parar...

Debemos conectar con la Tierra a través del elemento agua. Ésta  está al 75% en nosotros y en la tierra. Cuando vamos al mar o a un río, ¿hemos podido sentir la carga energética que llevan, el bienestar que proporciona contemplar esas maravillas?

El sol nos da calor y energía, sin él no hay vida. Había culturas que rendían culto al sol y le ofrecían sacrificios porque reconocían su poder y su generosidad al proveerlos de alimentos, calor y vida.
¿Cómo concluimos que es nuestra relación con el planeta Tierra? Mala.
Debemos pararnos a pensar que nosotros somos parte de ella y respetarla porque así nos respetamos nosotros mismos. Y hacer lo mismo con nuestro planeta íntimo, nuestro cuerpo, que es nuestro vehículo orgánico,  Somos el vehículo físico que nos une al planeta.

  El otro vehículo es el psicológico, la convivencia: ella abarca una gran abanico de posibilidades: el hogar, la comunidad de vecinos, la sociedad en general.

 La Sociedad es un vehículo, el gimnasio psicológico, el que moldea nuestra actitud, pues el roce con los demás hace el cariño, pero también las rozaduras; ésa es la convivencia.
La convivencia también se manifiesta en  nuestro hogar con la pareja, con  los hijos y el entorno familiar. ¿Cuántas familias están enfrentadas por una herencia? También se manifiesta la convivencia en el trabajo con los compañeros, el jefe... Igualmente existe una gran relación con el pescadero, el panadero, el vecino...

 Somos partes de la sociedad, y aunque veamos cosas indeseables en ella y no la podamos cambiar, sí podemos cambiar nosotros. Y cambiando nosotros cambia nuestro entorno, cambia la actitud hacia nosotros de los seres que nos rodean.
Debemos ser buenas personas, buenos ciudadanos, pues nos beneficiamos de lo que nos da la sociedad: buenas carreteras, colegios, jardines, aceras, recogida de basuras... Ser buenos ciudadanos es también pagar los impuestos para no crear deudas con el sistema. El sistema nos da orden y servicios, y también nos atrapa y nos quita libertades; pero hay que ver qué clase de libertades queremos, pues siempre será necesario un orden para que sea posible la convivencia: orden en el tráfico, en el respeto a los bienes públicos y privados, en la salud, en las relaciones laborales... Nadie tiene derecho a pasar por encima de los derechos de otros en nombre de la libertad.


Siempre tiene que haber un orden, que no quiere decir que sea malo o bueno, y nosotros debemos decidir si nos sometemos a él o no.  Somos libres y responsables únicos de nuestras decisiones. Si no cumplimos con la Ley y el orden podemos vernos ante los tribunales. Eso no quiere decir que no podamos estar en contra de una ley o de un sistema y expresarlo, somos libres de pensamiento y de decisión. Y también somos responsables de nuestros actos.

Hay en nosotros otra relación: LA INTERNA.
¿Cómo nos relacionamos con nuestra psicología? Normalmente podemos decir que la psicología salvaje es la que aplicamos a los demás: ojo por ojo y diente por diente.
 Pero queremos aplicar la nuestra, podemos decir que nuestra psicología intima no la conoce nadie; sólo nosotros conocemos nuestros pensamientos, deseos y sentimientos. Podemos expresarlos, pero si no lo hacemos,  nadie lo sabe.
A nivel interno, ¿me interesa a mí saber cómo me relaciono conmigo mismo?
¿Cuántas veces hemos visto en la tele crímenes terribles? ¿Qué motivó que se cometieran?
Debemos estudiarnos y ver qué calles o actitudes tenemos escondidos en nuestro interior, el país psicológico de cada cual.


 SALONES PARA APRENDER

¿Cuáles serán esos salones del aprender?
Son tres
1 Es el salón de la vida
2 El salón de la convivencia.
3 El salón de La justicia

1 El salón de la vida:
A veces, como humanos decimos, ¡qué injusta es la vida!, ¿por qué a mi no me dan riquezas y felicidad  y a otros sí? Hacemos comparaciones, odiosas comparaciones.
Para estar en paz y mantener buenas relaciones con nuestro yo interior y la sociedad debemos aceptar lo que nos toca, cuando nos oponemos a esa justicia y no aceptamos lo que nos toca no nos estamos relacionando bien con la vida, eso es estudiar en los salones del aprender.
Estudiaremos la psicología gnóstica, la canción psicológica
¿Qué es la canción psicológica?
 Muchas ves hablamos con la gente y siempre nos cuentan la misma queja: me duele aquí, me tratan mal, no me quieren ... Ésa es la canción psicológica. Comparaciones y canción psicológica.
Debemos estudiar cuál es nuestra canción psicológica, la queja que nosotros tenemos. ¿Qué es lo que nos parece injusto y en comparación a qué?

2 El salón de la convivencia
Si vivimos aislados en una isla no hay problemas de convivencia, pero si vivimos  en la sociedad sí.
Puede ser que el marido o la esposa se quejen del cónyuge. El hogar, ahí está el salón de la convivencia.
Entonces qué hay que hacer? ¿Cuál debe ser la charla interior que mantengamos con nosotros mismos?
Podemos cantar la canción psicológica hacia el exterior nos escuchen o no, tenga fundamento nuestra queja o no; pero la charla interior no nos engaña, es la que nos hace ver las cosas, los motivos, los barrotes que nos hemos puesto entre los  otros y nosotros mismos.
En la charla interior me hablo, me identifico con lo que siento y me pasa,  veo el error o motivo de mi queja.
Si miramos nuestro interior observamos que somos como un salón, decorado según cierto gusto. Tal vez la decoración interior está equivocada: ideas, pre-conceptos, la educación recibida, la experiencia recibida, las emociones, desengaños, circunstancias... Todo ello nos hace actuar de una manera.
Entonces debemos pensar en cambiar el mobiliario. Pensar que hay otras opciones.

No prejuzgar, no prever las cosas nos evitará males. Por ejemplo: Vamos a una boda convencidos de que lo vamos a pasar bien, pero resulta que nos caemos y partimos una pierna; o llueve y nos mojamos, etc. Entonces entramos en la queja, la canción psicológica.

Debemos pensar que vamos a una boda, y no prever lo que va a suceder,  que pase lo que tenga que pasar. No tener ideas ni pre-conceptos; como suceda, es como tenía que suceder.
Otro ejemplo: en un entierro vamos pensando que es triste y vamos a pasar un mal rato; pero al llegar vemos que  todo el mundo cuenta historias y chistes. Es la vida, es lo natural. No hay que poner resistencia ni al mal ni al bien. El evento muchas veces no concuerda con nuestro estado interior, sólo eso.

  
LA AUTO CONSIDERACIÓN
  Todo esto no son yoes, son actitudes: ¡Con lo bien que me he portado con fulano y cómo me ha tratado..!Como yo le di dinero la ayudé,,,  
Siempre queremos portarnos bien para que nos pongan la medallita, que no hablen mal de nosotros,
¿Y qué pasa si hablan mal o bien? No debe importarnos.Eso es una auto consideración, que hablen lo que quieran, es su problema.Abrirnos, tomar decisiones: esto no me interesa, aquello sí.


lA AUTOCRÍTICA: ¿Quién es capaz de auto criticarse? ¿Por qué nosotros vemos y criticamos a los demás aunque nos veamos reflejado en sus actos?
Ahora, que nadie nos critique a nosotros que se lía.

 La relación entre parejas es la mejor convivencia, lo que él/ella sabe no lo sabe nadie. Ella nos conoce y nos soporta  y ama . Sí uno de los dos deja los zapatos por medio y va y se lo dices, el otro  lo señala con un dedo y responde: Y tú haces peor. Eso se llama autoengaño.

 EL AUTO ENGAÑO
Nosotros nos engañamos solos. Nos creemos perfectos, pero si reflexionamos y nos abrimos reconocemos que no somos perfectos, cometemos errores. Pero no hay que sentirse culpables, algunas cosas haremos mejor y otras, y trataremos de mejorar. Ésa es la actitud correcta.

El auto engaño es un resentimiento, un choque con la familia o compañeros de trabajo. Discutimos una vez y montamos una barrera entre nosotros. ¿Por qué?  Eso  es un concepto del yo. Todos nos equivocamos y podemos corregirnos. Una cosa que pasó hace tiempo, pues olvidarla sin resentimiento y hacer como si no hubiera pasado nada. Analicémonos y veamos a quiénes guardamos resentimientos.

LAS ASOCIACIONES PSICOLÓGICAS

A veces, en el mundo de las relaciones, encontramos afinidad psicológica.

Conocemos a alguien y nos llevamos bien, nos gustan las mismas cosas, tenemos los mismos gustos y  nos compenetramos: los yoes se han encontrado. Pero las asociaciones psicológicas también son otras cosas: Aveces vemos a alguien y enseguida recordamos algo anterior, un parecido con otra persona: "Mira, se parece a un chico que me cortejaba cuando yo era joven".
Se producen asociaciones psicológicas por la imagen, la voz,  el modo de vestir, etc. 

CONCLUSIÓN:
¿Cómo nos podemos relacionar  justamente con el planeta, la sociedad, la familia y el entorno?

CAMBIANDO LA FORMA DE PENSAR, DE SENTIR Y DE ACTUAR.
ES MÁS LA REVOLUCIÓN DE LA CONCIENCIA, LA MUERTE PSICOLÓGICA Y EL NACER DE NUEVO,  EL SACRIFICIO  DE NUESTROS EGOS POR LA HUMANIDAD













viernes, 10 de octubre de 2014

LAS RELACIONES SOCIALES

  
La conferenciante se coloca frente al público detrás de la mesa, donde coloca una hoja plastificada que contiene los puntos a desarrollar en la conferencia.
Luego nos mira a todos, nos da la bienvenida con una voz cálida, muy femenina, andaluza cien por cien, y luego se vuelve hacia la pizarra y escribe:

LAS RELACIONES SOCIALES.


Debajo del título va escribiendo los subtemas que irá explicando a lo largo de la conferencia:


El Mundo de las Relaciones lo divide en dos: mundo exterior y mundo interior.
El mundo exterior se refiere al físico, a lo que se ve, a  nuestra relación con la Tierra y su contenido. Ella nos alimenta, nos cuida, nos da cobijo y nos da lo necesario para la vida; en cambio ¿qué hace el Hombre para corresponder a la Tierra en agradecimiento a todo lo que nos da?
Contaminarla y destrozarla egoístamente para satisfacer su  avaricia. Han encontrado un nuevo continente formado por plásticos, los ríos estan todos contaminados y sirven de cloacas para las ciudades. Los árboles y plantas son contaminados con productos químicos, estamos desforestando los bosques...
¿Cómo evitar que esto continúe? ¿Qué podemos hacer nosotros?
La solución está en el Mundo Interior, en nosotros mismos.

EL MUNDO INTERIOR
Este mundo se refiere a nuestro mundo íntimo, el interior, el que sólo conocemos nosotros, que a su vez se divide en dos apartados: la sicología salvaje y la sicología íntima.
Sicología SALVAJE  es la que aplicamos cuando tratamos a los demás: solemos conversar, discutir, criticar, aparentar lo que no es, defendernos de acusaciones aunque éstas sean ciertas....
Es la relación que mantenemos con el público: las instituciones, los amigos, vecinos, compañeros de trabajo y los jefes.
Sicología ÍNTIMA es la voz interior que nos dice la verdad, lo que pensamos, lo que sentimos; conoce nuestros defectos, nuestras virtudes, nuestros deseos.. Y nos dice que no está bien lo que hemos dicho o hecho, que debemos cambiar para evitar repetirlo, que no debemos hacer daños a nadie, sino dialogar, etc. Esa voz, esa conciencia interior que solo nosotros sentimos es la que ocupa nuestro ser.
Podríamos imaginar a nuestro cuerpo como un país con sus ciudades, plazas,  avenidas y calles. En ellas se esconden nuestros egos, y éstos manejan nuestros defectos: la ira, la discriminación, el resentimiento, la envidia, codicia, gula, lascivia...
Cuando nos sentimos mal porque comparamos nuestro nivel económico con el de otro estamos siendo manejados por el ego de la envidia; cuando discutimos entre hermanos por una herencia, es el ego de la avaricia el que nos acosa; cuando nos sentimos mal si una amiga o novia prefiere a otro, es el ego de  los celos el que nos maneja. Ese trae a su vez a otros egos: el rencor, resentimiento, venganza...
Debemos analizarnos interiormente y reflexionar sobre el motivo que nos hace infelices: ¿Qué hemos hecho para que esa situación haya surgido?, ¿cómo podríamos haberla evitado?, ¿qué podemos hacer ahora...?
Es como si buscásemos una dirección en una ciudad: No nos suena pero sabemos que existe. Vamos buscándola  hasta encontrarla, tal vez en una calle estrecha y sin salida  Una vez hallada, intentamos solucionar el tema que nos ha llevado ha buscarla.

Del mismo modo, si nos sentimos mal o sufriendo por alguna causa de las mencionadas antes, debemos analizarnos y buscar en nuestro interior la razón que nos ha llevado a esa situación. Una vez hallada, poner remedio.
En el caso de los celos porque nos haya abandonado una amiga, novia  o amante, debemos pensar si no hemos sido nosotros quienes la hemos empujado con nuestra actitud o modos de pensar a que se aparte de nosotros.
Debemos también pensar que esa persona es libre, no nos pertenece, y por tanto, si no se halla bien con nosotros, es libre de elegir a otra persona. Si aceptamos ese razonamiento de nuestra conciencia, no estaremos resentidos ni le desearemos ningún daños, al contrario: la perdonaremos, le desearemos lo mejor y aceptaremos que nos haya abandonado. No le guardaremos rencor, y si nos encontramos con ella seremos respetuosos y educados. Y si puede ser, mostrarle nuestra amistad. Será una lección para nosotros, y aprenderemos de esa mala experiencia mejorando nuestra actitud y no repitiendo los mismos errores con otras personas. 

Es esa misma actitud la que debemos mantener en las demás relaciones sociales: instituciones, amigos, vecinos, compañeros de trabajo y directivos de la empresa.

Terminada la conferencia, que duró 45 minutos, la conferenciante nos enseñó cómo se hace una sesión  de relajación y meditación. Encendió una vela y un palillo que desprendía un olor especial, apagó la luz y nos guió en los ejercicios de meditación, que se alargaron media hora aproximadamente.
Las conferencias son gratuitas y sin compromiso de ninguna clase.

CONTINUARÁ CON EL TEMA DE LA SIGUIENTE PIZARRA:  



viernes, 26 de septiembre de 2014

LA MUERTE PSICOLÓGICA.





 LA MUERTE  PSICOLÓGICA.

 ¿Qué podemos hacer cuando los problemas que nos causan dolor y ansiedad persisten?
Anteriormente hemos hablado de los Egos. Son estos elementos los que nos mueven y configuran nuestro proceder como si fuésemos marionetas. La única forma de librarnos de ellos es eliminándolos, matándolos.
¿Cómo se manifiestan?
Los egos son elementos de nuestro yo interior que se manifiestan por medio de los pensamientos que se originan en nuestra mente. Ésta, a su vez, se compone de Materia, Energía y Conciencia.
Los egos piensan, sienten y actúan.

¿Cómo eliminarlos?
 La manera de salir victoriosos de los egos es observarlos observándonos nosotros mismos.

Pongamos como ejemplo un fumador que desea quitarse del tabaco:
 Sabe que su salud peligra y con el tiempo formará parte de las estadísticas de los que desarrollan cáncer de pulmón o garganta.
Él se observa, entiende que no actúa bien, analiza las virtudes y defectos del tabaco, y  un buen día dice "Hasta aquí hemos llegado, se acabó el fumar".

Enseguida sentirá el deseo de coger un cigarrillo. Comienza una lucha sin cuartel, pues el Deseo es uno de los  egos que viven en nuestra mente y se hará notar en los primeros días de abstinencia del tabaco.
Intentará justificarse diciéndote que mucha gente fuma y no le pasa nada, que también mueren de cáncer personas que no fuman, que es una ruleta que  a quien le toca le toca, nada que ver el tabaco...
El fumador,  decidido a dejar el tabaco,  comprará un paquete, lo dejará sobre la mesa y afirmará, desafiante: "Te veo pero no te fumo".
Esa será su lucha.
Cada día el ego del Deseo  aumentará su presión, y para ponerlo  en apuros buscará los momentos más comprometidos, como cuando está entre amigos y éstos le ofrecen un cigarrillo diciendo: " Por uno que te fumes no te va a pasar nada, anda, cógelo".
Esa presión será casi imposible de soportar en las bodas y comuniones, en el trabajo, en las fiestas... En la mente del sujeto se entabla una lucha feroz entre el ego y  la conciencia, esa voz que siente en su interior y le dice: "No le hagas caso, si lo coges caerás de nuevo en el vicio".
Si rechaza amablemente el tabaco y  les hace comprender a sus amigos y compañeros de trabajo que se ha tomado como un reto el no volver a fumar, saldrá victorioso de la prueba. Cuando esta victoria se repite cientos de veces, el ego del Deseo se irá retirando vencido, hasta ser eliminado completamente. Lo habremos matado.
 Pero para conseguir eso hace falta escuchar a la conciencia y poner voluntad en alcanzar la meta fijada.
 Dice un texto antiguo que un anciano le decía a su nieto: 

    — Dentro de nosotros habitan dos leones, y siempre están luchando  entre ellos
    — ¿Y quién gana?- respondió el chico.
    — Aquél  que alimentas.

Así, si alimentamos al ego dándole excusas para satisfacer nuestro deseo, seremos esclavos de él; pero si alimentamos nuestra conciencia  escuchando su voz y obedeciéndola, el ego se morirá por inanición..

El del tabaco es sólo un ejemplo, lo mismo sucede para otros casos: para el que está enganchado al ordenador, a una persona que le ignora y por tanto le hace daño,  para el  ludópata, el drogadicto, el alcohólico, etc


viernes, 12 de septiembre de 2014

COMO ES ABAJO ES ARRIBA

 

            El cuerpo humano está compuesto de billones  de átomos, cada uno de ellos a su vez está divido en tres partes: protones, neutrones y electrones.
Los protones y neutrones van juntos y conforman el núcleo alrededor del cual giran los electrones. Los electrones tienen carga negativa y el núcleo carga positiva, si se juntan producen energía, tal como si unimos dos cables con polaridad positiva y negativa se encendería una bombilla o se pondría en marcha un aparato eléctrico.




Lo que los mantiene unidos es la atracción magnética que ejerce el núcleo positivo sobre los electrones de carga negativa.
Los diferentes átomos se unen en grupos y forman moléculas, y según sea la composición de éstas, se unen en grupos y forman los órganos humanos, y a su vez estos órganos unidos conforman el cuerpo humano. Todo esto está controlado y mantenido en movimiento gracias al núcleo central, el corazón, la fuente de energía que bombea la sangre y pone en marcha todo el sistema.

 El cuerpo humano está preparado para funcionar perfectamente desde que nace hasta que cumple su ciclo vital natural, pero si nosotros lo maltratamos introduciendo substancias nocivas o abusando de esfuerzos,  dañaremos algún órgano, enfermará y todo él se resentirá.

Todos la materia de la tierra está formada de átomos y éstos funcionan lo mismo, se trate  de humanos, animales o vegetales; lo mismo sucede con los metales y metaloides: el agua se compone de tres átomos, dos de oxígeno y uno de hidrógeno; el carbón, el oro, el hierro... todos están compuestos de átomos, que unidos forman moléculas, y éstas, a su vez unidas, forman el cuerpo material.

Y todos estos cuerpos unidos forman la Tierra, cuyo núcleo central está a casi 7000 grados de temperatura. Gracias a su poder magnético, llamado Gravedad, mantiene unido en vida y funcionamiento todo el planeta.
Al igual que el átomo, la Tierra se compone de un electrón: la Luna, que gira en torno del núcleo, y un núcleo: ella, y se mantiene así gracias a su poder magnético, llamado Gravedad
Esta es la parte de Abajo.

Arriba, a nivel planetario, sucede lo mismo:



Los planetas son en la inmensidad del espacio átomos compuestos de diferentes elementos que giran en torno a un núcleo central el Sol y forman el sistema solar.
En el espacio se hallan millones de sistemas solares. Estos, al igual que las células del cuerpo humano, se unen  en torno a un núcleo central que las controla y les da energía,  formando una galaxia.
Existen muchas galaxias en el espacio, algunas se divisan por medio de potentes telescopios: Vía Láctea, Andrómeda, Casiopea, Triángulo, Pegaso...   Otras están tan lejos que no se pueden ver, aunque se nota su influencia.


Las galaxias no permanecen fijas, se mueven en torno a un núcleo 

central, la FUENTE DE ENERGÍA, la que controla todo, la que origina todo: el SER UNO, comúnmente llamado DIOS.



Todo está unido, todo está relacionado, todos formamos parte del universo, todos somos parte del SER UNO, somos divinos y dependemos los unos de los otros.

Si actuamos en conciencia defenderemos lo nuestro y nuestro hogar, la Tierra; si la maltratamos y actuamos contra las leyes físicas que gobiernan el sistema universal, sufriremos las consecuencias 


Hemos visto cómo el sistema es el mismo arriba que abajo.